banner Llamar desde USA, Canadá y México a la línea de tarot de Alma

 

Hadas, como contactar con las hadas, espíritus.

 

hada

 

¿Crees en las hadas? Aunque nunca hayas visto una ellas existen. Son pequeños seres luminosos que aparecen frecuentemente en los bosques profundos, las aguas de los arroyos y los centenarios árboles y llevan una varita que despiden infinidad de chispas luminosas. Han estado presentes en nuestra cultura desde tiempos inmemorables. También existen los gnomos, elfos, las ondinas y los duendes. Todos son como una gran familia. Desde pequeños me han maravillado siempre las hadas que poblaron mi mundo con sus cuentos, por eso quiero en este espacio mostrarte ese mundo mágico, en esta web puedes encontrar todo lo que pude conocer de las hadas, los duendes, los gnomos, y demás criaturas así también como los cuentos de nuestra infancia....comencemos pues nuestro recorrido con las hadas:

El significado de la palabra "hada" significa encantamiento y se representa como un ser pequeño y sobrenatural que posee poderes mágicos e intercede para bien o para mal en nuestros asuntos. Se desconoce su origen cultural, pero en la Edad Media van adquiriendo la forma que ha llegado a nuestra época. En la época del Rey Arturo de Inglaterra, se habla mucho de los mundos de las hadas, mundos subterráneos donde ellas habitan. Se creía que eran malvadas por que secuestraban niños para educarlos a su manera y de allí los "cuentos de hadas", historias infantiles que nos han acompañado en nuestra niñez.

 

Desde tiempos ancestrales, en todas las tradiciones de todos los pueblos del mundo entero se ha creído en la existencia de estos seres.

Las Hadas o Fares corresponden a la misma corriente de vida que los "de la Naturaleza", sólo que con mayor evolución, ya que pertenecen al plano mental.

La materia de qué están hechas las Hadas es sutil y etérea, traslúcida, y es así, bajo esta apariencia que se las puede ver cuando se dignan mostrarse a los humanos, mas cuando permanecen invisibles, entonces se muestran situadas en el plano astral, pudiendo vernos ellas y nosotros no.

Su corporeidad es muy particular “sensible y fluida, puede ser moldeada por cosas tan tenues como el pensamiento”. Así pues, la apariencia de los seres feéricos reflejará con frecuencia las ideas preconcebidas que de ellos tengamos”.  “Por razón de la naturaleza de su estructura etérea, el hada puede variar de tamaño a voluntad”. “Para adoptar una nueva forma, el hada ha de concebirla con claridad y fijarla firmemente en su conciencia, pues tan pronto como abandona la idea, vuelve a su primitivo estado normal”.

 

En opinión de los teósofos, que se han ocupado de investigar el tema: ”la función general de las hadas es absorber prana o vitalidad del sol y distribuirla entre lo físico”. O sea, que viene a ser un enlace entre el mundo invisible y el mundo visible.

¿Cómo nacieron las Hadas?...:La sustancia que las anima es, en sí misma su fuente de creación, ahora, existen muchas versiones referentes al nacimiento de las Hadas, unas modernas y otras antiguas, muy antiguas.

En tiempos pretéritos, pero cristianizados, se afirmaba que las Hadas eran ángeles caídos o bien paganos muertos y por ello no aptos ni para subir al cielo ni para descender al infierno por lo que estaban obligados a vivir por toda la eternidad en las oscuras regiones del “reino intermedio”, es decir, nuestra Tierra.

 

Los escandinavos cuentan de forma mitológica, que fueron los gusanos que surgían del cuerpo muerto del gigante Imir, los que se convertían “en elfos claros, las elfinas, y en elfos oscuros. Las elfinas viven en el aire, los elfos oscuros en el subsuelo.

Según se puede apreciar, el norte de Europa sabe de las Hadas, así como las Islas Británicas, pero de igual manera no son ignoradas en Alemania ya que allí se las conoce bajo el nombre de Nornes, hilanderas al estilo de las Parcas griegas, y a las que podríamos denominar como una suerte de “madres” de las Hadas, su fuente creadora.

 

Estas Hadas son las que en el nacimiento de los niños, se acercan a sus cunas para concederles dones o maleficios, en virtud de cómo sean estas Hadas buenas o malas, que las hay, y entonces se conocen bajo el nombre de brujas.

En Francia nos encontramos con el Hada Abonda o Abonde, que procura abundancia. En Italia con Aia o Ambriane, Hada que pertenece al grupo de las llamadas Damas Blancas. Sin movernos de Italia, nos tropezamos asimismo con la famosa Befana que trae regalos a los niños por Navidad, fórmula que se repite en Francia con el Hada Arie. En Venecia tenían a la Dona Bruta y en Brescia a la Besola.

En España, en Catalunya, en la reserva forestal del Montseny, existe un lago en el cual, las noches de luna llena, se afirma que salen de sus aguas las Hadas para bailar al claro de luna; hay quien asegura haberlas visto.

 

hada

 

Historia de las hadas

 

El genial dramaturgo ingles William Shakespeare, en su obra Hamlet, sentencia que existe sobre la tierra más cosas de las que alcanza a percibir, la imaginación. Podríamos agregar también, que en un porcentaje alto lo fantástico es invisible a los ojos. La creencia en la existencia de las Hadas, es común a las más diversas culturas, encontrando el origen en los mitos y leyendas de cada una de ellas.

Una de las tantas leyendas, sostiene que las hadas son ángeles caídos o paganos muertos que no han sido suficientemente buenos para entrar en el paraíso, ni tan malos como para entrar en el infierno, quedando obligados a vivir eternamente a mitad de camino.

 

Otra leyenda cuenta que cierta vez, estaba Eva, a orillas de un río, bañando a sus hijos, cuando escucho que Dios, le hablo. Temerosa, Eva oculto a los hijos que todavía no había bañado, para que Él no los viera. Dios, que todo lo ve, le preguntó si con ella estaban todos sus hijos y Eva mintiendo, respondió que sí. Entonces, Dios le advirtió que aquellos que había ocultado, quedarían ocultos para siempre a los ojos de los hombres y fueron esos niños los que se convirtieron en hadas o Elfos

La ubicación de estos seres elementales, ha sido variable con el correr de los tiempos y las culturas. Para los Irlandeses, alguna vez se ha encontrado en el horizonte y otras bajo sus propios pies, alguna vez en tierras montañosas y otras en una isla mágica en el medio del mar, o debajo del océano.

Para otras culturas se los puede encontrar, en el ambiente natural, en una planta, un árbol, la tierra, un lago, en la brisa, el sol, en el perfume de las flores y todo lo natural que nos rodea. En una palabra, el aire, el agua, la tierra y el fuego son los cuatro elementos que contienen a los Espíritus Elementales.

 

La creencia en hadas y otros seres mágicos hunde sus raíces en la noche de los tiempos y el recuerdo de ésta creencia persiste en lo mas profundo de psique humana. En toda Europa, el pueblo, y en especial las comunidades rurales, ha conservado una gran riqueza de tradiciones relativas a estos seres que adoptan una gran variedad de formas y que pueden ser buenos o malos, perjudiciales o benéficos, pero a los que en cualquier caso hay que tratarlos con gran prudencia, pues ofenderlos puede ser muy peligroso. Para protegerse de ellos o para ganarse su favor, hay muchos amuletos, gestos, rituales, etc., en los que el pueblo confiaba ciegamente. Y es que la relación entre hadas y humanos es muy compleja y a menudo, de mutua dependencia y regidas por unos parámetros fuera de lo cotidiano, ya que el mundo de las hadas tiene sus propias leyes, muy distintas de las nuestras. Algunas de éstas creencias son tan antiguas como la vida misma: existen crónicas medievales de principios de siglo XII en las que aparecen cuentos que son ejemplo de ellas, y en algunos lugares de las Islas Británicas, el folclore relativo a las hadas es de una riqueza impresionante y hasta cierto punto sigue aún viva.

 

Dejamos para este apartado unas consideraciones que oscilan entre la investigación histórica y los mitos ya que al llegar a este punto es preciso hacerlas.

En el condado de Wiltshire, en Inglaterra, existen dos famosos “círculos” de piedras, que se conocen con el nombre de Henge, uno el de Avebury y el otro a 26 Km. De distancia, el mundialmente célebre de Stonhenge.

A estos semiderruidos monumentos, se les denominaba en la antigüedad,”piedras de las Hadas” –en Bretaña, en la zona de Carnac, existe un gran menhir derrumbado por un terremoto en 1722, al que se le conoce como Piedra de las Hadas-.

Pero aún hay más curiosidades dignas de mención en Wiltshire y alrededores.

En Westbury existe, grabada en una colina, la figura de un caballo blanco; tema que se repite en otros muchos puntos desde Oxford hasta Brigthon, siempre realizados sobre colinas y que van desde la manifestación animal hasta la humana.

A 1600 Km. De Avebury se halla la colina de Silbury, algo que parece artificial y construida por el año 2750 a.c.; allí, según dice la leyenda, se encuentra la tumba del rey Sil, del que se afirma sale a cabalgar sobre su caballo blanco, vestido de pies a cabeza con armadura de oro, y hemos de tener bien presente, que la colina de Silbury está ubicada también en Wiltshire.

 

Con la llegada del cristianismo se pretendió desmitificar los encuentros de los mortales con las Hadas y así se nos relata la historia del ermitaño St. Collen quien habiendo penetrado en una colina encantada, fue amablemente recibido por el rey Gwyn ap Nudd ofreciéndosele un refrigerio que el monje rechazó mientras abominaba del rey y sus servidores a los que calificó de naturaleza infernal. Extrajo entonces agua bendita que había procurado llevar oculta, y al mojar a todos con ella, desaparecieron como por ensalmo, quedando sólo St. Collen sobre la colina, en medio de la noche.

Las leyendas y los cuentos tienen algo en común, guardan de manera críptica los retazos de la antigua sabiduría que hoy tan esforzadamente intentamos desvelar desde la atalaya de este nuestro siglo  XXI.  

Así, el mundo mágico de las colinas de las Hadas, puede ser ni más ni menos que el acceso a ese últimamente tan traído y llevado mundo intraterrestre del que muchas publicaciones especializadas vienen haciéndose eco de un tiempo a esta parte.

 

Se dice, que en ese universo subterráneo que se abre, según las consejas, en la Colina de las Hadas de Knockma, en Irlanda, su rey actual es Finvana y resulta singularmente curioso el que muchos estudiosos del tema, le adjudiquen el título de “El Rey de los Muertos, como si de un nuevo Plutón o Hades se tratara.

¿Qué hay de cierto en todo esto?... ¿Sólo son leyendas ¿Debemos creer en las Hadas?... Resultaría muy triste que las negásemos únicamente porque hemos llegado a la edad adulta.

 

hada

 

Es muy difícil describir la apariencia de un hada. Ellas viven en un mundo paralelo al nuestro y, según cuentan algunas personas que dicen poder notar su presencia, tenemos la certeza de que están en las cosas cotidianas que nos suceden cuando dan una clave misteriosa en nuestros oídos, como una melodía, como un murmullo. Otra forma de percibirlas es cuando recibimos la fuerza de un perfume que se apodera de nosotros, nos envuelve, nos penetra como un halo de fragancia indescriptible.

Estas cualidades comunes al mundo angelical pueden confundirnos y no saber discernir si estamos en la presencia de un ángel o de un hada.


Sólo cuando percibimos sus formas podemos diferenciarlos, dado que los primeros (todo ello, insisto, según algunas personas que dicen estar dotadas de cualidades especiales) adoptan formas leves pero con vestimentas más corpóreas; en el caso de las hadas las visiones de sus ropajes tienen una marcada diferencia: se presentan ataviadas y cubiertas por gasas, muselinas, casi transparentes con colores traslúcidos ocupando espacios fluidos y sus cuerpos gráciles son esbeltos y femeninos con manos alargadas, pies pequeños, torso estilizado, irisados cabellos que caen cubiertos por velos transparentes; algunas de ellas tienen su cabeza cubierta por un sombrero cónico muy parecido al de los magos y como ellos también utilizan varas mágicas con las que producen sus fenómenos.  

Podemos creer en los ángeles y en las hadas según nuestra capacidad de aceptación; debido a lo sutil del tema, cuando a una persona le hablan de hadas, en realidad lo que piensa o analiza es la respuesta automática y mental de los cuentos de hadas.


¿Cuales son sus dominios? Por los mitos recibidos a través de las historias contadas a los niños, deducimos que un mundo de amor. Muchas personas desean creer fervientemente en la existencia de las hadas; sobre todo los seres más pequeños que tienen un recuerdo especial de sus sueños.

Las hadas son seres dulces y traviesos. Acostumbran a vivir en los bosques, los ríos de aguas claras y cantarinas, las montañas y en los valles. Pero no hay que confundirlas con sus hermanas las ninfas.
Las hadas son en su mayoría femeninas, aunque también podemos encontrar ejemplares del sexo masculino, aunque en menor cantidad. No hay que confundirlas con el resto de los seres mágicos, del mismo modo que es muy difícil que vivan cerca de las ciudades ya que les molesta mucho el ruido y la contaminación.
Estos seres viven para amar y divertirse, uniéndose con la Naturaleza que es quien les provee de alimento y casi la mitad de su magia.


Les encantan las rosas, el tomillo y los tréboles, y entre sus alimentos favoritos se encuentra la miel , las frutas dulces y la leche que les gusta beber directamente de las ubres de las vacas.

Dicen que las hadas son ángeles que no pudieron volver al Reino de los Cielos. Por ese motivo siempre están dispuestas a ayudar al hombre, y es muy frecuente verlas cerca de los niños, ya que les gusta mucho jugar con ellos.
También dicen que tan sólo ellos y los puros de corazón pueden verlas. Porque al ser puros como ellas, conservan en su corazón, la dulzura y la inocencia.

La creencia en hadas y otros seres mágicos hunde sus raíces en la noche de los tiempos y el recuerdo de esta creencia persiste en lo más profundo de psique humana. En toda Europa, el pueblo, y en especial las comunidades rurales, ha conservado una gran riqueza de tradiciones relativas a estos seres que adoptan una gran variedad de formas y que pueden ser buenos o malos, perjudiciales o benéficos, pero a los que en cualquier caso hay que tratarlos con gran prudencia, pues ofenderlos puede ser muy peligroso. Para protegerse de ellos o para ganarse su favor, hay muchos amuletos, gestos rituales, etc., en los que el pueblo confiaba ciegamente.

 

Y es que la relación entre hadas y humanos es muy compleja a menudo, de mutua dependencia y regida por unos parámetros fuera de lo cotidiano, ya que el mundo de las hadas tiene sus propias leyes, muy distintas de las nuestras. Algunas de estas creencias son tan antiguas como la vida misma: existen crónicas medievales de principios del siglo XII en las que aparecen cuentos que son ejemplo de ellas, y en algunos lugares de las Islas Británicas, el folklore relativo a las hadas es de una riqueza impresionante y hasta cierto punto sigue aún vivo.

 

hada

 

El hogar de las hadas es, por supuesto un reino escondido. Su situación se escapa a una localización geográfica, muchas veces se halla en el horizonte, en la silueta de una isla lejana, o bajo nuestro mundo real, en los dominios subterráneos. Ha habido épocas en las que se creía que sí poseía un territorio concreto y físico, aunque móvil.
Los galeses suponían que se lo podía encontrar en el Norte de su país, en las regiones montañosas e inaccesibles, y, tiempo después, en la zona insular oeste, misteriosa y escarpada, de Pembrokeshire. Posteriormente, se ubicará en una isla situada en el canal Irlandés, la cual se decía, era vista sólo por los marinos, pero hubo de desaparecer sin explicación.

 

Sin dudas, la isla de Hadas más famosa ha sido Avalon, donde fue conducido el Rey Arturo para ser curado de sus heridas por las cuatro hadas más poderosas del Reino.
Los celtas lo llamaron "La Tierra de la Eterna Juventud" o "Tir-na-Ong", un lugar mítico donde siempre es primavera y los pesares humanos no tienen cabida, allí fue donde se refugiaron los del Reino de Dannan antes de la invasión salvaje de los Milesios.  
Los habitantes de los Dominios feéricos se dividen en especies según su hogar natural. Hay grupos que viven en las islas mencionadas, otros en los bosques, en las aguas, etc. Entre estos grupos también se diferencian distintos estilos de vida, ya que algunos viven organizados jerárquicamente como cualquier sociedad (estos son los que residen en las "Colinas Huecas"), y otros son básicamente solitarios e independientes, como los Leprechauns y algunas hadas acuáticas.

 

Se ha ubicado el Reino de las Hadas en parajes imaginarios o tan lejanos que resultaría imposible verlos, aunque la gran mayoría los ha hecho residentes de ruinas, bosques, y fuentes o cavernas. También existen historias que refieren a él como un Reino Subacuático, totalmente invisible.

Con todo esto, lo que podemos saber y tal vez creer, es que están donde ellas lo deseen, interactuando o no según su antojo, con la raza humana. Para un hada, las distancias difícilmente resulten impedimento de valor para sus propósitos. Quizá por eso, nos animemos a decir que, el reino de las Hadas, está allí donde more quien crea en su existencia...

Las Hadas son muy numerosas, y están clasificadas por especies. Asimismo, todos estos seres mágicos y fantásticos son considerados "Elementales", ya que cada uno de ellos está asociado a un elemento natural, Agua, Aire, Tierra y Fuego. Esta división se ha hecho en virtud de su hábitat natural, y de sus características particulares en cuanto a estilo de vida, origen y costumbres...

 

hada

 

Los espíritus del agua pueden ser hallados en lagos, ríos, estanques, manantiales, pozos, fuentes, cascadas, y el mar o sus orillas. Aman especialmente las aguas móviles como las de surgentes y cascadas, pero todo medio acuático puede ser un buen hogar para estas Hadas. Siempre se ha creído que detrás de la caída de agua de una catarata o un salto, están las puertas secretas del Mundo Mágico, Faeryland.  
Se las conoce bajo nombres genéricos muy diferentes ya que lo son, como las Sirenas, Nereidas, Náyades,... pero no por eso dejan de ser verdaderas hadas. Cada una de estas clases está integrada por entidades femeninas y masculinas, contrariamente a lo que se supone y es popular.

 

Es de sabio ser cuidadoso con los Espíritus del Agua, porque muchos de ellos son traicioneros. Los fantasmales Water Ghosts de Escocia conducen al navegante a una muerte segura, y otra horrible criatura, Jenny Dientes Verdes, acecha en el fondo de estanques umbríos. El monstruo Saltador (Llanhigyn-Y-Dwr) se deleita rompiendo las redes y líneas de los pescadores, al igual que su primo el Ahuizotl, un tormento mejicano, y el Bunyip, una terrible bestia que vive en el fondo de los lagos Australianos.

 

En aguas saladas, se pueden encontrar Sirenas y Tritones, (hombres-pez), además de la Gente del Mar, llamada Selchies o Trasgos, los que algunas veces se unen en matrimonio con humanos. También entre las Criaturas de Agua Salada hay personajes malos y buenos.

Algunas Hadas del Agua son conocidas por ayudar a los pescadores durante las tormentas, o por ponerlos bajo las olas, mágicamente a salvo hasta que el cielo es claro otra vez. Hipocampos, Serpientes de Agua, y Lobos Marinos son otras personalidades con connotaciones mágicas en el entorno acuático. El Agua, como elemento primordial de la Naturaleza y su eterna génesis, oficia de hogar para todo un Universo viviente, mágico o terreno. Es el fluído de la Vida, la intuición, la transformación, el cambio y la insondable profundidad del origen.

 

Conocidos en todo el mundo, los relatos e historias folklóricas hablan de diversas especies de criaturas que viven en lo profundo de la tierra, bajo rocas o raíces añosas, en colinas y túmulos, en cuevas, huecos o minas olvidadas. Los Gnomos, de acuerdo a lo escrito por Paracelso, pueden "nadar" a través de la tierra sólida igual que un pez lo hace en el agua. En las tradiciones cabalísticas hebreas, se ha dicho que los gnomos habitan en el verdadero centro de la Tierra.  
Los Knockers son una diminuta raza encontrada en minas a través de toda Europa, donde los mineros pueden descubrir ricas vetas de oro si son cautelosos y oyen los ruidos de picos y palas sin espantar a los geniecillos.

 

Antiguas construcciones de tierra y piedra, como murallas y torres, y en particular monolitos y monumentos funerarios o rituales, son los lugares favoritos de las Hadas de Tierra para establecer sus moradas. Las colinas dispersas por todas las islas Británicas están todas relacionadas de alguna manera con leyendas y revelaciones del mundo feérico. Los Sidhe (una raza noble del Reino) viven en los túmulos de los cementerios, aunque no hay nada diabólico u oscuro en ellos, es simplemente una elección ritual, relacionada con la mística y la paz de estos lugares.

Las Hadas de la Tierra representan la fuerza espiritual y germinadora de la Naturaleza, reflejando su poder, su permanencia y los ciclos de su infinita generosidad. 

 

El fuego es uno de los más venerados fenómenos naturales, y por eso tiene un lugar prominente dentro del folklore de muchos países. Varias figuras mitológicas son conocidas por su cualidad de poder proveer el fuego a la especie humana, por lo común como una personalidad ambivalente, que tanto puede otorgar el calor necesario para la vida, como arrasar por completo con ella si se descontrola o enfurece. Ésta es en definitiva, la cierta naturaleza del fuego, su imprevisibilidad y cambio continuo. En muchas sociedades, el fuego tiene propiedades religiosas y mágicas, y es el deber del Shamán o el Sacerdote el mantener la Sagrada Flama viva y brillando. En Inglaterra, los Fuegos Sagrados se siguen encendiendo y conservando en los antiguos días festivos del paganismo, como es el Samhain y el "Midsummer Eve" o Atardecer del Solsticio de Verano, siempre atrayendo a un gran número de Hadas volando alrededor de las llamas.

En América, los espíritus del Fuego pueden invocarse y ser honrados con ofrendas de cedro y tabaco, y los rituales de encendido de fogatas tienen un papel muy importante en varias ceremonias indígenas de convocatoria de espíritus o "Spirit-Calling".

 

La veneración del llamado "Fuego del Corazón" es todavía muy común en muchos pueblos, donde se pide a los Dioses que inflamen el alma de las tribus con las llamas del amor a la tierra y al pasado, conservando intacto su tesoro cultural y religioso. Los espíritus del Fuego, bestias y hadas por igual, reflejan la dualidad de tal elemento. Ellos son la encarnación de los destructivos y regeneradores extremos que se encuentran en la Naturaleza, dondequiera que sea, y sin relación de tiempo ni espacio: Aquí en la Tierra, igual que en el mundo astral y mágico de las Hadas...

 

Descienden al mundo físico después de mucho tiempo en el mundo astral y mental, pues las frecuencias que se mueven en este mundo les produce mucho sufrimiento. Cuando lo hacen, están entre nosotros alrededor de 100 años. Trabajan en lo que se llama composición cromática, que es darle color a todo lo que existe. Sabemos que todo es energía. La energía tiene color, sonido y vibración. Por lo tanto, todo tiene color; la velocidad de nuestros ojos nos impiden verlo, pero eso no significa que no exista. Cada color, por ejemplo de una flor, significa una experiencia, una vibración que ese ser debe vivir; cuando alteramos su tono estamos perturbando su crecimiento, obligando a nacer nuevamente a ese ser en la tierra, hasta que viva el color que le corresponde. Colaboran con el hombre trabajando sobre sus proyecciones mentales, controlan los elementos como fuego, aire y agua. Elaboran sus cuerpos, según su evolución, no pudiendo ser más hermosos que lo que les corresponde. Forman parejas, en las que se intercambian Poder. Son una expresión de esa frecuencia, por lo tanto para ellas el Poder es todo: alimento, recreación, amor. Dar y recibir Poder es la razón principal de su existir. Cuando forman una pareja que no les da el Poder que necesitan, sin rencores, ni peleas, siguen cada cual su camino. Después que pasaron ese período de 100 años entre nosotros en diversas actividades, retornan al plano astral donde se preparan par manejar un elemento en forma específica. 

 

Espíritus de la tierra:

 

El elemento tierra  está habitado por las Damas verdes, duendes, gnomos y trolls, predominado la coloración verde y la energía receptiva. Las hadas o damas, se caracterizan por su bondad y por ser las más antiguas que habitaron el planeta, pueden ser imponentes o pequeñas, pero sus poderes son increíbles y dominan la naturaleza.

 

Tierra: Es el mas denso de todos los elementos. Representa el invierno y la noche.

Duendes: Según la mitología, los duendes son grandes seres mágicos. Se dividieron en dos campamentos, los Ljsalfar, o duendes de luz y Dopkalfar o duendes de la oscuridad, los cuales vivían en los bosques oscuros y bajo las olas del mar.

Gnomos: No habitan en el subsuelo.

 

Trolls: les da miedo la luz del día.

 

Características :

 

Color: Verde

Energía: Receptiva.

Metales: Hierro.

Estación: Invierno

Dirección: Norte

Tiempo: Noche.

 

Espíritus del agua:

 

Agua: Representa la curación, lo psíquico y el amor. El agua es amor, purifica y limpia. Representa el otoño y el crepúsculo. Debajo de los lagos y mares hay inmensas ciudades y reinos de ninfas y duendes del agua. El agua es gobernada por las Ondinas, criaturas mitológicas del agua.

 

Ondinas: Suelen entrar en las profundidades en las cuales les encanta estar. Dirigen grupos que guían el agua por su cauce natural. Son de una gran belleza. Ondinas (femenino), Wallanos (masculino). Aman el agua y se encuentran en sus profundidades, dirigen grupos de Minutes, que trabajan continuamente, guiando el agua por su cauce natural y hasta su salida al mar.

 

Nerenes (masculino), Ensines (femenino). Son las que controlan las aguas del mar, sobre todo cuando hay tormentas, ya que sin su trabajo el efecto del agua en las costas sería devastador. Prestan gran ayuda al hombre, sobre todo en alta mar. Miden alrededor de 5 cm. Permanecen 1 año en plano físico y 100 años en plano astral. Trabajan en grupos y forman dentro de éstos, sub-grupos. Tienen ya un poco de conciencia y forman parejas. En las parejas de los elementales se intercambian poder.

 

Características :

 

Color: azul.

Energía: Receptiva.

Metales: Mercurio, Plata y Cobre.

Estación: Otoño.

Dirección: Oeste.

Tiempo: Crepúsculo

 

Espíritus del aire:

 

Aire: Representa la inteligencia, la mente. Representa la primavera y el Alba. Está habitado por Sílfides, que a veces aparecen como mariposas.

 

Sílfides: Son las que controlan los vientos. En cuanto a tamaño son las mas grandes. Wallotes (masculino), Arienes (femenino). Son las que controlan los vientos. Así como en el agua, hay canales invisibles para nosotros que corresponden a los vientos. Cuando el aire se descontrola y produce una tempestad, causa estragos no sólo para el hombre sino también para las hadas que trabajaban. Esto se produce cuando elementales de baja frecuencia vibratoria atacan por sorpresa y logran derribar a las hadas que estaban dirigiendo al viento. Son las más grandes en estatura.

 

Características :

 

Color: Amarillo.

Tipo de energía: Proyectiva.

Metales: Estaño, Cobre.

Estación: Primavera.

Dirección: Este.

Tiempo: Alba.

 

Espíritus de fuego:

 

Fuego: Es el elemento tanto de la Creación como de la Destrucción.Representa el verano y al pleno mediodía. Es el reino de la Salamandra legendaria o lagarto de fuego.La salamandra nos dice que todas las cosas son posible con un poco de imaginación y coraje.

 

Salamandras: Farisilles (masculino), Shallones (femenino). Dirigen el elemento fuego; lo controlan. Trabajan durante las tormentas, tratando de orientar los rayos cuando se producen. Después de haber cumplido el período terrestre dentro de su línea, se transforman en :

 

Farrallis o líderes en su área; trabajan como maestros

Aspiretes son los ejecutores de los planes elaborados; controlan varios elementos.

Ra-Arus es la máxima categoría dentro de la línea de los elementales y sería la misma que dentro de los humanos tienen los arcángeles.

Hiarrus son como una especie de gobernadores; elaboran los planes a ejecutar.

 

Características :

 

Color: Rojo.

Tipo de energía: Proyectiva.

Metales: Oro y Latón

Estación: Verano.

Dirección: Sur

Tiempo: Mediodia

 

Como contactar con las hadas:

 

No basta sólo con desearlo, ellas también han de estar dispuestas, y que accedan es muy difícil porque aunque puedan estar entre nosotros de forma invisible, no siempre quieren manifestarse corpóreamente a nuestros ojos y en verdad que no hay que reprochárselo; de todas formas, existen indicios que las delatan.

Allí donde veáis espinos hay Hadas cerca, allí en donde crezcan avellanos, hendirnos, sauces, robles, alisos, abedules, fresnos y encinas, tendréis en su vecindad a las Hadas, y si marcháis de viaje turístico a las Islas Británicas y os sentáis a descansar entre las ruinas de algún antiguo castillo por el que siempre trepa la hidra invadiéndolo, lo más probable es que esta hiedra no sea tal sino la Dama Verse de Caerphilly, presta a recobrar su verdadera naturaleza si lo considerase conveniente.

 

Y si camináis por las montañas galesas y descubrís a una bella joven sentada sobre una piedra al borde del camino, sabed que se trata del Hada Gwyllion que está vigilando.

En la Isla de Man mora el Hada Leannan, musa de poetas y su protectora aunque a caro precio, ya que si otorga la gloria acorta la vida de sus elegidos.

Existen Hadas acuáticas, las Glaistig, que son buenas y amables con los niños, los ancianos, los granjeros y el ganado.

También las pequeñas, transparentes y frágiles Asrai que si se capturan o les da el sol, se convierten en agua.

 

Las Selkies, conocidas como Hadas-Foca, a las que si sorprendéis bañándose sin su piel, podéis capturar y convertir en vuestras esposas, pero nunca más volverán a ser alegres, y siempre añoran el mar del que deben permanecer alejadas.

Luego está Benshir, un Hada escocesa, doméstica, que protege de los peligros avisando anticipadamente de ellos a las familias que están bajo su tutela.

La lista de las Hadas es interminable y sería imposible nombrarlas a todas. Pero quiero destacar a una graciosa Hada alemana de nombre Holda o Werre, que favorecía la casa de las personas laboriosas otorgándoles su ayuda.

 

¿Cómo entrar en contacto con las Hadas?:  si vuestro corazón no abriga maldad ni interés y albergáis deseos limpios, he aquí dos recetas mágicas:

Existe una flor llamada Prímula y si hacéis un ramillete de ellas con un número exacto y luego con él tocáis una roca de las Hadas, se os abrirá la entrada hacia su país.

La segunda tiene que ver con el Serpol y habéis de procurar arrancarlo cerca de una colina que visiten las Hadas, mezclándolo más tarde con algunas hierbas que crezcan junto a un “tronco de Hadas”, con todo ello confeccionáis una infusión, que, bebida, os permitirá ver a esos maravillosos seres

 Hay tentaciones que han atraído hasta la más desconfiada de las hadas. Les encanta el jengibre y la cebada, si pones un pequeño cesto con esto alimentos en el jardín, seguro que vendrán. Con bastante frecuencia habrá que reemplazarlo si queremos que permanezcan en nuestro jardín largo tiempo. Les gustan ver en el jardín, tomillo y trébol, este último solo de 3 hojas. Suelen beber leche de vaca directamente de la ubre.  

Así es de simple... y de complicado.

 

 

 

Subir

 

 

Quiénes Somos| Foro | Consultas| Guía Mágica| Tirada Gratis| Videntes Recomendados| Contactar

Mapa web HTML | Blog CMS

© 2010 Triple Luna - Todos los derechos reservados

Telf.: 806 408 599 El coste máximo por minuto de esta llamada es de 1,21 euros si llama desde un teléfono fijo
y de 1,57 si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Solo mayores de 18 años

Teléfonos cita Previa: 666 979 967 // 637 334 179

Madrid.

Valid XHTML 1.0 TransitionalW3C CSS